¿Está embarazada? ¡NO COMA „por dos“!

  • 0 comments

Los estudios más recientes muestran que la exageración en los alimentos puede conducir a cambios en el sistema digestivo durante el embarazo. Estos cambios provocan que más adelante, las mujeres absorban más calorías de los alimentos, lo que aumenta el riesgo de desarrollar problemas de sobrepeso.

Por desgracia, el viejo dicho de que las mujeres embarazadas pueden comer por dos, no es realmente exacto. Aunque sería agradable durante estos nueve meses tener total libertad para disfrutar de los chocolates, helados o pasteles, no es bueno para nuestra salud y la de nuestro futuro hijo.

Muchas mujeres a menudo se han preguntado por qué es tan difícil perder peso después del parto. Los científicos creen que tienen la respuesta a esta pregunta. Se cree que el problema se debe a las alteraciones en el tracto intestinal de las mujeres durante el embarazo. En concreto, estos cambios durante el embarazo afectan a las mujeres después de haber absorbido más calorías de los alimentos. Por lo tanto, se aconseja que las mujeres embarazadas no coman en exceso o “por dos”.

Las mujeres embarazadas deben aumentar su ingesta diaria de calorías en sólo 300 cal. (que es igual a un vaso de leche y la mitad de un sándwich). Este es un verdadero reto porque de hecho, una gran cantidad de nutrientes necesitan ser absorbidos de estas 300 calorías adicionales. Por lo tanto, es vital comer de manera inteligente.

  • Concéntrese en las frutas. Coma una variedad de frutas – ya sean frescas, congeladas, enlatadas, secas o prensadas (la elección es suya).
  • Coma diferentes tipos de vegetales. Coma más verduras de color verde oscuro como el brócoli, la col rizada y otras verduras de hojas verdes; verduras de color naranja como las zanahorias y la calabaza; y frijoles, guisantes y lentejas. Los productos congelados son buenos para usted, especialmente si se congelan inmediatamente después de haberlos cosechado.
  • Coma alimentos ricos en calcio. Leche, yogur o queso cottage cada día.
  • Coma cereales todos los días.
  • No se exceda con las proteínas. Elija carnes magras y aves de corral, consuma una variedad de alimentos con más fuentes de proteínas como el pescado, los frijoles, los guisantes, las nueces y semillas.
  • Disfrute de las nueces, almendras y avellanas ya que contienen nutrientes esenciales y menos grasas.
  • Sea consciente de la ingesta de grasa, sal y azúcar.

Share Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *